El rey de Enchantae ha dejado el gobierno en manos de Szardust, el mago de la corte, por lo que no tiene otra cosa que hacer salvo pasarlo bien con sus duendes. También ha dejado a su mujer algo desatendida y por eso ella se lanza a los brazos de otros hombres.

Nunca se entera de nada, y siempre está pendiente de realizar su deseos, sean los que sean.

 

© Jordi Bayarri 2006